Había una vez, hace mucho tiempo, una sociedad reprimida. Reprimida por su gobierno, por su moral, por sus costumbres, su ignorancia, por su corrupción, y también por su religión.